UN VIEJO INDIO ESTABA HABLANDO CON SU NIETO Y LE DECÍA:"Me siento como si tuviera dos lobos peleando en mi corazon.Uno de los dos es un lobo enojado, violento y vengador.El otro esta lleno de amor y compasión".EL NIETO PREGUNTO:" abuelo,¿dime cual de los dos lobos ganará la pelea en tu corazón?"EL ABUELO CONTESTÓ:"Aquel que yo alimente."

martes, 9 de agosto de 2011

Plaza de las Cortes Indignada


Un fuerte dispositivo de la Policía Nacional ha intentado desalojar a primera hora de la mañana a los indignados que desde el pasado fin de semana han acampado en el paseo del Prado de Madrid. Aunque en principio la operación, que ha comenzado a las siete y media de la mañana, se ha desarrollado sin incidentes, luego ha degenerado en cargas policiales. 11 personas, cuatro policías y siete indignados, han acudido a la unidad del Samur en el paseo del Prado. Todos han sufrido contusiones leves. Los miembros del Movimiento 15-M no se han marchado del lugar, sino que se han concentrado en dos grupos de unas 170 personas en los alrededores del Congreso de los Diputados y en el Prado. Los indignados tenían previsto entregar hoy a los diputados un documento en el que recogen los problemas que les han transmitido en los pueblos de toda España durante la marcha popular de más de un mes que culminó el pasado sábado en la capital y que ha cruzado la península. Y lo han hecho y no por la fuerza, sino valiéndose de un truco.Como la Policía impedía el acceso a las inmediaciones del Congreso a quienes los agentes consideraban indignados, en función de su aspecto físico, cinco de ellos, tres chicas y dos chicos, se han vestido de manera elegante. Camisas y pantalones de pinzas, ellos, y vestidos y sandalias, ellas. Así, han logrado sortear el cordón policial, tras lo que han dicho a los agentes que iban al hotel Palace, situado frente al Parlamento. Una de las jóvenes, Borena, ha entrado en el edificio y ha entregado la carta, de 17 páginas, en el registro del Congreso, donde se la han sellado. Borena, de 35 años y que llegó el viernes andando desde Barcelona, ha explicado que los bedeles y agentes que vigilan el edificio la han tratado "muy bien, con mucho respeto" e incluso la han acompañado hasta el registro. "Lo que queríamos era hacer llegar la voz de los pueblos, este trabajo está hecho, nos vamos a casa", ha sentenciado la joven. Cuando los camuflados han vuelto de su misión en el Congreso, el corralito de indignados de la plaza de las Cortes ha estallado en alegría y abrazos. Eran 70 personas con tres tiendas, confinados por la policía y rodeados de vallas metálicas tras el intento de desalojo.

Visitantes

Estadisticas y contadores web gratis
Estadisticas Gratis